Soy una chica de ciudad, toda mi vida he lidiado con el metro del DF y con la gente tan brusca, pero con esta tremenda culeada brutal que me dieron en Puebla apenas pude

A veces cuando una está acostumbrada al sexo duro como que se confía y piensa que jamás alguien va poder hacerla sentir como si fuera la primera vez, como si me estuvieran estrenando la panocha pero saben algo, pues que en Puebla reviví la experiencia de que me destrozaran el culo por completo porque estaba en un hostalito donde pretendía como siempre encontrarme a un extranjero cachondo y que me topo con este tipo, no me lo puedo creer, de verdad que hizo pedazos y eso que el sexo duro me es una cosa muy común pero este de verdad que no tuvo ni tantita piedad y el hecho de que además grabara todo, diera conmigo y hasta me mandara el video, apenas y puedo creerlo, pero vamos a ser sinceros, me gustó que me destrozara y que yo apenas y pudiera sentarme al día siguiente, qué sorpresas que nos da la vida de veras.