Que no te sude, Lucho, que no te sude. Métemela por la boca, pero métemela toda. Y tú, Ale, no te quedes atrás, dame duro, duro en mi culo, que así es como me gusta

Métemela por ahí, Lucho, que no te dé asco. ¿Te da asco olerme el culo? Pues no me lo huelas, tú métemela. Mira que a mí no me da nada de asco meterme tu verga a la boca y lo he hecho. Y mira el Ale, se queda atrás. Intercambien posiciones, mejor, si les da un poco de reticencia el olor. A mí sus vergas no me desagradan, y no saquen esa teoría que a las mujeres les gusta el olor a semen seco que se guardan en sus bóxer los hombres eh. Nada de eso. Ahora mismo ando muy caliente, por eso es que te digo que me la metas, métemela ya, no seas culero, ando pasada de verga. Ni que la tuvieras tan gorda, sí cabe. Yo el culo lo tengo bien abierto. Es más, intenta primero por la panocha, ya una vez que se me moje la panocha, lo sacas y me lo metes por el chiquito. Si quieres usa un poco de tu saliva y listo, así entra con más ganas. ¿O es que no me quieres chiquitear? ¿Les da pena el estar en un trío?