Mi nueva conquista es una madura de 45 años que disfruta el sexo como una verdadera ninfómana

Ahora que anduve de viaje por la Cdmx tuve la fortuna de coincidir en una de tantas reuniones con este culazo de mujer. Y como ya se imaginarán lo primero que hice fue decirle lo bien que me porto, y lo que podría hacer por ella. Claro que con estos argumentos y con las cosas a punto me fue muy fácil hacer que cediera en todas las cosas que iba pidiéndole. Desde luego que entre las cosas que le pedí todas son fantasías sexuales que hasta ahora no había podido cumplir, pero que ella me las ha ido concediendo una a una. Sólo vean como la perra se va quitando la ropa y me va dejando ver lo buena que está… y qué tal cuando me chupa la verga, a poco no es una traga-sables estupenda.