Mi doctora me dijo que le bajara un poco a la masturbación, pero es que tengo este vicio desde que mi prima llegó a nuestra casa

Antes que llegara a nuestra casa mi prima, a donde rentamos mi hermano y yo en Campeche, pues ya me la jalaba viendo esas páginas de porno casero, sobre todo de porno mexicano. Hubo un día en el que me la jalé y por poco me saco los riñones por el conducto deferente de tanta sobredosis de puñeta. Por eso es que fui a una clínica para que me recomendaran algo para dejar de masturbarme, fui con una psicóloga y pues estaba en tratamiento para dejar este vicio. ¡Pero llegó mi prima de Chihuahua a nuestra casa! Y esto ha sido el acabose, porque no creo que pueda superar esta crisis masturbatoria. Me la estoy jalando con los calzones de mi prima, pero no con los calzones recién lavados, sino esos todos sucios, todos sudados, esos calzones que tiró al cesto de la ropa sucia cuando ella, mi prima, regresó del gimnasio.