Me dijo que a pesar de la fama que tiene seguía siendo torpe en la cama… y yo le creí

A pesar de lo que pudieran pensar, incluso yo, esta chica tenía muy poco de empezar a ser sexualmente activa. De hecho este dato ella misma me lo reveló cuando estábamos desnudos y jadeando por la calentura que nos envolvía. Y aunque al principio no quise creerle, me di cuenta que era cierto lo que decía pues se notaba penosa y algo insegura cuando empecé a llevar su cabeza hacia mi pene. Como que no quería comerse mi verga, pero luego de unos besos de bienvenida y unas cuantas lengüeteadas me di cuenta que sólo necesitaba tiempo para habituarse. Y ya que estuvo en confianza debo decirles que fue la gloria sentir sus besos… Todo antes de que la pusiera en cuatro y empezara el dulce mete saca que la hizo gritar de gozo y placer…