La gorda golosa de mi amiga, no se conforma con mi verga, también quiere que el maestro se la meta hasta por debajo de la lengua. Por eso es que decidió hacernos un trío, la puerca

Desde hace rato que la gorda anda diciéndome que le llama la atención el maestro, y que él no le ha hecho el feo cuando están a solas, en su cubículo. Pero pues nunca había pasado nada de nada hasta hoy, cuando definitivamente es que invitó a cenar al maestro a nuestro departamento. Digo nuestro aunque yo no viva con la gorda, pero pues de vez en cuando le echo la mano para la renta y esas cosas. Así que ahí estaba yo, listo para la cena, cuando me dice que me tiene una sorpresa. No mames, la sorpresa era para ella, porque en eso abre la puerta y entra el maestro. Yo lo saludo de buena gana, pues no será a mí a quien se empale el maestro. Después de charlar y cenar, después de la entremesa, que la gorda se le lanza al maestro, bajándole los pantalones y bajándose ella misma la falda, enseñándome todo el culo, para que le entre por ahí.