Finalmente se me hizo que se pusiera lo bastante peda para aceptar que le diera sexo anal

Esto del alcohol sigue siendo lo de hoy y siempre pues con unas buenas cheves de por medio esta chica se puso bastante peda y acabó por darme su culito que hacía semanas que quería penetrar. En serio, la nena está riquísima y por lo mismo le tenía unas ganas bárbaras que se me notaba a kilómetros la erección cada que la veía. Desde luego que esta situación era risible y todos me lo decía, pues tengo una reputación de cogelón a donde quiera que voy. Pero bueno, ella había sido la excepción hasta ahora, claro está que todo cambió muy rápido, e incluso estoy seguro que ella lo disfrutó mucho. Bueno, no a todas les gusta el sexo anal, pero yo siempre soy cuidadoso, y por los gemidos que daba, estoy más que seguro que le encantó.