Con todo y huevos se lo metí. Sí, no solo fue la cabecita, como le había dicho a mi mujer que me la iba a coger, también el tronco del pepino es el que le entró hasta el fondo

A mi mujer lo que le gusta es coger, que me la coja, pues. Y mientras eso suceda, no hay problema, todo bien. Pero en esta ocasión es diferente, porque con todo y huevos es que se la meto. En otras ocasiones, como mi esposa tiene la panocha muy apretada, le he metido solo la cabeza del pene, pero en esta ocasión al parecer ella quiere coger al máximo. Por eso es que hasta el fondo va a dar.