Al principio no me quería, ahora ya no se quiere bajar de mi pepinote que tengo

Al principio me hacía bullyng con eso de que soy verdulero, o mejor dicho, que le ayudo con el negocio de la verdulería a mi viejo. Pero yo me propuse que esta morra me la estaría cogiendo, para que se le quitara lo mamona que es. Mamona en el sentido de pesada, de chingada madre que se comportaba conmigo, no mamona de que me la pela y se la mete a la boca. Y sí, comencé a sacarle plática y en menos de un mes ya estábamos ahí en el concierto de Laberinto, en el palenque, juntos, bailando, cuando a mí no me gusta esa pinche música, solo fui con ella porque sé que es chera la morra y que le gusta esa música culera. Y la convencí de darle un aventón yo mero a su casa. Íbamos en mi coche cuando le hablaba de cositas de esas que sé que calientan a las viejas y para pronto que se me calentó la chava.