Hasta sin manos le meto el CAMOTE a la gorda poblana, para subirle el kilometraje de verga recorrido

Para subirle el kilometraje de verga recorrido, a la gorda se lo meto sin manos el camote que me traigo entre las verijas. Y solito se le va hasta el fondo. Al parecer ya lo tenía bastante atrasado el chingadazo, porque en cuanto le pasé la cabecita, se mojó toda, como deseando puro miembro viril.