A esta FLAQUITA gringa me la levanté en Mazatlán, y aunque habla poco español, bien que supo pronunciar la palabra VERGA con la boca llena

Apenas sabe pronunciar la palabra verga, pero bien que se la comió toda. Tenía la boca llena y no dejaba de reírse la muy cabrona. Decía: Velga, y se reía. Y yo que así no se dice, pero tú síguele chupando. Big dick, big, me decía. No, pues, la pura carrilla después con mis compas cuando me preguntaron cómo es que me la cogí.